Estudio neurofisiológico avanzado de suelo pélvico

 

El estudio neurofisiológico del suelo pélvico es un conjunto de técnicas diagnósticas integradas, encaminadas a realizar una valoración funcional de las distintas estructuras neuromusculares regionales y, de un modo indirecto, de otros factores que puedan estar contribuyendo en la sintomatología de diversas alteraciones.

Se emplea principalmente en el diagnóstico de pacientes que refieren dolor pélvico, subagudo o crónico, siendo de utilidad además en estudios de alteraciones funcionales de la micción o defecación (disfunciones vesicouretrales, incontinencia), o en la valoración orgánica de las disfunciones sexuales.

Como consecuencia de ser un campo médico relativamente reciente es poco conocido, encontrándose infrautilizado.

Para el adecuado manejo de este tipo de casos es necesario un equipo multidisciplinar de especialistas con amplios conocimientos en el campo del suelo pélvico.

El uso de técnicas aisladas por profesionales no especializados en la patología pélvica ha mostrado en las series publicadas una baja sensibilidad y especificidad diagnóstica.

 

tratamientos para suelo pelvico en madrid

 

Su uso combinado, en cambio, y su interpretación conjunta en el contexto clínico permite realizar una orientación etiológica, la determinación topográfica de la lesión y, en consecuencia, una orientación terapéutica que optimice los resultados, así como una valoración de posibles complicaciones o efectos añadidos que influyan en la clínica o dificulten el diagnóstico (componente central o variaciones de los umbrales del dolor, síndrome miofascial, cirugías recientes, trastornos del estado del ánimo asociados).

El tipo de estudio a aplicar es individualizado para cada paciente tras recabar la información necesaria en una consulta específica a través de unas detalladas anamnesis (general y dirigida), exploración física, valoración neuropsicológica –todo ello siguiendo criterios y escalas internacionales-, y recopilación de la información facilitada por otros facultativos.

Los estudios suelen tener una duración aproximada de tres horas: dos para la realización de la prueba, y una para la preparación, procesado, promediación de las señales y la elaboración del informe. En la consulta previa, que se puede realizar el mismo día para evitar dobles desplazamientos, se decidirá el conjunto de técnicas más apropiadas de inicio. Al tratarse de una prueba dinámica, podrán ser modificadas o ampliadas durante el estudio en función de los hallazgos que se vayan encontrando. Tras su finalización, se procederá a informar al paciente, aclarando sus dudas respecto a los hallazgos del estudio.

Coronavirus

Permaneceremos cerrados durante el estado de alarma por Coronavirus

Pide Cita