Teléfono: +34 911 123 479

Terapias para dejar de fumar | Deshabituación tabáquica

Tratamiento en varias sesiones con equipo multidisciplinar. Terapia para dejar de fumar de forma definitiva

reducción-consumo-tabaco

Terapia de reducción

Un equipo multidisciplinar guía al paciente a través de un calendario de siete sesiones para lograr una reducción total o parcial del consumo minimizando el síndrome de abstinencia.

estimulación-magnetica-transcraneal-tabaquismo

Estimulación magnética transcraneal

El uso de campos electromagnéticos es una técnica innovadora y efectiva que complementa a terapias habituales modificando los circuitos de recompensa cerebrales.

medicamentos-para-dejar-de-fumar

Farmacología

El apoyo con medicamentos como la vareniclina interfiere con los receptores nicotínicos del cerebro, ayuda sustituir la dependencia de la nicotina y rebaja la ansiedad en el proceso de deshabituación.

Pide cita con nuestros especialistas en tratamientos para dejar de fumar

Contacta con nuestra Unidad de Deshabituación Tabáquica

4 + 2 =

Calle del Conde de Aranda, 15, 28001 Madrid

doctor mipsalud
tratamiento dejar de fumar madrid

¿En qué consiste nuestra Unidad de Tabaquismo?

Millones de personas en todo el mundo fuman a diario. Este mal hábito está muy extendido socialmente, aunque cada vez son más las personas conscientes de la importancia de erradicar la nicotina de sus vidas. Para la Organización Mundial de la Salud, “la epidemia de tabaquismo es una de las mayores amenazas para la salud pública que ha tenido que afrontar el mundo. Causa más de 8 millones de muertes al año, de las cuales aproximadamente 1,2 millones se deben a la exposición al humo ajeno”.

Dejar de fumar no es una tarea sencilla. La nicotina cuenta con sustancias muy adictivas que hacen que no sea fácil erradicar el tabaco del día a día de un fumador. Según cifras también de la OMS, “solo el 4% de los consumidores que intentan dejar el tabaco lo logran. El apoyo profesional y una medicación de eficacia probada pueden duplicar con creces las probabilidades de éxito para abandonar el tabaco.”

El objetivo de la Unidad de Tabaquismo de MipSalud es eliminar o disminuir en la medida de lo posible el consumo de tabaco a través de terapias para dejar de fumar. El consumo de estas sustancias tóxicas, por pequeño que sea, entraña riesgos para la salud y el proceso adictivo hace complicado eliminar el hábito de fumar e incluso reducir su consumo. Los especialistas de nuestra clínica orientan, guían, apoyan y estimulan a los fumadores para lograr una deshabituación completa.

¿Qué riesgos para la salud tiene el tabaco?

Como hemos visto, el tabaco provoca un alto grado de mortalidad en todo el mundo. Este mal hábito entraña peligro para quien fuma y para quien convive con fumadores. Los principales riesgos para la salud son los siguientes:

Pulmones y vías respiratorias

El tabaco daña progresivamente los pulmones y afecta a las vías respiratorias. Con los años esto puede provocar serios problemas que agudicen las dificultades para respirar o generen asma. Es posible desarrollar una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Asimismo, es más fácil desarrollar bronquitis o enfisemas debido al daño que las sustancias tóxicas derivadas de la nicotina producen en las vías respiratorias.

Corazón

El riesgo de ataque al corazón o enfermedad coronaria también está muy presente entre los fumadores. El sistema cardiovascular se resiente por este hábito y es más fácil contraer hipertensión arterial. El tabaco afecta así a la circulación de la sangre, lo que conlleva enfermedades vasculares que obligan a intervenir en muchas ocasiones.

Cáncer

El riesgo de desarrollar en un cáncer es más alto en los fumadores que en el resto de la población. En concreto, el 80% de las muertes por cáncer de pulmón se dan en fumadores, que son los más expuestos a este tipo de tumor. Pero, además, fumar puede aumentar el riesgo de padecer numerosos cánceres como: laringe, garganta, riñón, hígado, boca, estómago, colon, etc.

Las complicaciones que se derivan del uso y abuso de la nicotina no terminan ahí. Existen numerosas enfermedades o disfunciones relacionadas con el tabaco:

  • Disfunciones sexuales
  • Pérdida de dientes y degeneración de encías
  • Mayor riesgo de diabetes
  • Merma en el sentido del olfato y el gusto
  • Alteraciones en el sistema inmunitario
  • Mal aliento
  • Envejecimiento de la piel
  • Menor densidad ósea
  • Problemas de artritis
  • Degeneración macular, etc.

Nuestros tratamientos multidisciplinares de deshabituación tabáquica

En MipSalud disponemos de diversas terapias para dejar de fumar. Las unificamos en un método que implica a todos los profesionales que se dedican a la atención y el tratamiento de adicciones. Combinamos sus diferentes enfoques, tratamientos y experiencia con el análisis y estudio pulmonar, para evidenciar mejoras objetivas en los pacientes que toman mayor consciencia de su estado fisiológico.

Tratamientos de reducción

  • Esta terapia para dejar de fumar consta de 7 sesiones y dos tipos de tratamiento: reducción progresiva y/o reducción drástica.

    Sesión 1: esta sesión inicial implica al psicólogo, el neumólogo, el médico de familia y el enfermero. Se realiza un test de eficiencia pulmonar y una espirometría sobre el flujo de aire en los pulmones. El paciente es informado del proceso de deshabituación tabáquica y se elige el tipo de reducción: progresiva o drástica.

    Sesión 2: se centra en la terapia cognitivo conductual y presenta al paciente modelos de sustitución, hábitos saludables, propuestas personalizadas para la reducción progresiva y ayuda motivacional. Asimismo se encaran las dificultades que puedan surgir y se proponen soluciones

    Sesión 3: revisión de las tareas y el cumplimiento de los objetivos. S establecen ajustes respecto a las dificultades que hayan surgido durante la semana, se evalúan cambios y se proponen nuevas intervenciones.

    Sesión 4: se sigue monitorizando el cumplimiento de objetivos y ofreciendo mejoras en el proceso ante las dificultades que surjan.

    Sesión 5: se revisan los hábitos del paciente y se afronta la elección de la eliminación completa del consumo. Se analizan las ventajas de no fumar, a corto y largo plazo.

    Sesión 6: segundo test de eficiencia pulmonar y valoración comparativa con el primero.

    Sesión 7: se llevan a cabo sesiones de mantenimiento y prevención de recaídas.

dejar de fumar acabar con la adicción

Estimulación magnética transcraneal para dejar de fumar

  • Como opción terapéutica adicional, disponemos en nuestro centro de una Unidad de Neuromodulación no Invasiva, ofreciendo la posibilidad de complementar el tratamiento mediante estimulación magnética transcraneal repetitiva. Esta técnica, aceptada cada vez más por los principales organismos sanitarios para un creciente número de indicaciones, puede ser empleada para actuar sobre las áreas cerebrales que provocan el deseo de consumir.Sin ser un sustituto de las medidas más ampliamente aceptadas, como son los protocolos psicoterapéuticos o los fármacos, sirve como apoyo para aumentar las posibilidades de éxito o, en caso necesario, apoyar a las anteriores cuando no se están consiguiendo los resultados deseados.

    El tratamiento, aunque se individualiza y acuerda con el propio paciente, suele consistir en diez sesiones diarias repartidas en dos semanas, descansando los fines de semana. Para ello se realiza una sesión previa en la que se determinarán los protocolos más adecuados, la zona de estímulo y una serie de parámetros individualizados para cada caso.

Farmacología

  • El duro proceso de deshabituación tabáquica puede y suele acompañarse de fármacos para reemplazar la nicotina, reducir el placer percibido al fumar, regular la ansiedad y los niveles de serotonina o dopamina. Estos fármacos ayudan restablecer el funcionamiento de los circuitos de recompensa cerebrales y rebajan la ansiedad en el proceso de deshabituación tabáquica. Es necesario valorar a cada paciente para elaborar una terapia para dejar de fumar a medida que resulte realmente efectiva.

Preguntas frecuentes sobre dejar de fumar, el tabaco y la adicción a la nicotina

¿Cuántas sustencias tóxicas tiene el tabaco?

Los componentes del tabaco y el humo cuentan con más de 4.000 sustancias químicas. De ellas, 400 se consideran muy tóxicas y 50 son cancerígenas. La principal sustancia tóxica es la nicotina, que es la responsable de generar adicción y que contrae los vasos sanguíneos y dispara el funcionamiento cardiovascular. El monóxido de carbono proviene de la combustión del cigarrillo y afecta a la calidad de la sangre y los niveles de oxígeno. Además, el alquitrán está directamente relacionado con el desarrollo de cánceres, mientras que los gases irritantes afectan a los bronquios y generan toses, irritaciones y catarros. 

¿Cómo afecta el tabaquismo a tus familiares?

El humo del tabaco y la combustión de las sustancias tóxicas comprendidas en un cigarrillo afecta de manera severa a quien fuma, pero también tiene una incidencia importante en quienes están alrededor suyo y pasan tiempo con él, especialmente los familiares. Los fumadores pasivos experimentan irritación de ojos y en las vías respiratorias, dolor de cabeza y mareos. Con el tiempo pueden desarrollar hipertensión, enfermedades pulmonares o problemas de asma o cardíacos. Además, aumenta el riesgo de que sufran cáncer. Los niños y las embarazadas son los más expuestos a estos problemas. Lo recomendable por uno mismo y por sus seres queridos es empezar una terapia para dejar de fumar lo antes posible.

¿Cómo se regeneran los pulmones?

El daño a los pulmones es una de las principales consecuencias del tabaquismo, aunque es posible revertir parcial o totalmente esta situación una vez se deja de fumar. En este proceso, se regeneran las células encargadas de proteger a los pulmones y se reduce el riesgo de sufrir cáncer y otro tipo de enfermedades. Este proceso depende de cuántos años y en qué medida se ha sido fumador. Dejar el tabaco y llevar una vida saludable y realizar ejercicio ayudarán a mejorar la capacidad pulmonar más rápidamente y revertir los daños que se hayan ocasionado a los pulmones.

¿Qué sucede el primer año sin fumar?

Desde el mismo momento en que se abandona la adicción al tabaco se comienzan a experimentar mejorías. Por ejemplo, a los 20 minutos de dejarlo la presión arterial y el ritmo cardiaco regresan a niveles normales. Al primer año de dejar el cigarrillo, el riesgo de infarto de miocardio se reduce ya a la mitad. La circulación ha experimentado una importante mejoría y la función pulmonar aumenta. Respiramos mejores y ya no tenemos la característica “tos del fumador”. Las vías respiratorias manejan la mucosidad y limpian los pulmones. El paciente ya no está tan expuesto a catarros ni a riesgo de infección. Cada año que pasa sin fumar, mejorará la protección ante enfermedades relacionadas con el tabaquismo y, en especial, se alejarán las posibilidades de contraer cánceres y enfermedades coronarias.

Nuestro equipo de médicos especialistas en deshabituación tabáquica

Equipo multidisciplinar de tratamiento de la adicción al tabaco

Iván Martín Villa

Iván Martín Villa

Psicología

Dr. Francisco Martínez Pérez

Dr. Francisco Martínez Pérez

Neurofisiología clínica

Dra. Margarita Gutiérrez Rodríguez

Dra. Margarita Gutiérrez Rodríguez

Neumología

“Estoy muy satisfecho de los resultados, en mi caso pude quitarme completamente el vicio y llevo por fin casi un año ya con mejor calidad de vida.”

Lucio P.

“Llevo dejando de fumar desde que tengo memoria y es lo único que me está funcionando. No es fácil quitarse del tabaco pero en esta clínica me están ayudando con numerosas herramientas para que yo no ponga tanto de mi parte.”

Anónimo

“La mejor decisión que he tomado en mi vida ha sido dejar el tabaco. Animo a todo el mundo a que lo intente y luche porque vale la pena, por ti y tu familia.”

Alicia Hernández

Pide Cita