Teléfono: +34 911 123 479

Tratamiento de trastornos de alimentación infantil | Especialistas en Madrid

Pediátras, psicólogos y dietistas especializados en anorexia, obesidad y celiaquía

obesidad en la infancia tratamiento

Obesidad

Cada vez más habitual en la infancia, este trastorno hace que aumente el riesgo de contraer diabetes o colesterol alto a edades tempranas

niños con aversión a alimentos

Aversión

El rechazo frontal o selectivo de comidas enmascara problemas de tipo social, psicológico o conductual que diagnosticamos en MipSalud

detectar anorexia en la infancia

Anorexia

Por desgracia, la obsesión con el peso también es común en edades tempranas. Muchos niños evitan la comida o se relacionan compulsivamente con ella

celiaquía en niños alergia al trigo

Celiaquía

Esta enfermedad digestiva se debe a una intolerancia al gluten y sus derivados. Produce una reacción autoinmune que daña el revestimiento del intestino delgado

Pide cita en nuestra clínica de Madrid

Contacta con nuestros especialistas en el tratamiento de trastornos de alimentación infantil

1 + 9 =

Calle del Conde de Aranda, 15, 28001 Madrid

doctor mipsalud
tratamiento de problemas de alimentación en la infancia

¿Qué son los trastornos de alimentación infantil?

La infancia, como en tantos otros casos, es una etapa muy delicada e importante en lo que a la alimentación concierne. En ella se forjan los hábitos alimenticios, se expande la dieta del que hasta hace poco era un recién nacido, se moldean dinámicas y se educan conductas hacia los alimentos que serán clave para el desarrollo del niño. Padres y madres saben hasta qué punto la gestión de la alimentación en la infancia es un asunto complicado. En ocasiones, se enfrentan a problemas de los que no conocen la solución y para los que necesitan el enfoque de distintos profesionales como los pediatras, nutricionistas y endocrinos.

Varios de los trastornos alimentarios en esta etapa coinciden con algunos de los que se pueden desarrollar en la adolescencia o incluso adultez. De hecho, el entorno en el que crece el niño afecta de manera esencial a su relación con la comida.

Estas son algunas de las causas que pueden desencadenar desórdenes alimentarios en la infancia:

Genética: La herencia biológica determina varias enfermedades y, entre ellas, puede estar detrás de alteraciones hormonales que conduzcan a problemas con el apetito.

Conductual: Los niños hacen lo que ven en su entorno. Si la relación de los adultos de la casa con la comida no se atiene a un orden concreto y a pautas saludables, es más probable que los hábitos de los pequeños de la casa se vean afectados.

Psicológicas: Baja autoestima, estrés, compulsión, relaciones problemáticas… Los trastornos de tipo psicológico desencadenan a menudo conductas insanas con la comida. En esos casos, los problemas alimenticios enmascaran afecciones emocionales profundas.

Hormonales: Se da en especial en el paso hacia la pubertad. Nuestras hormonas, en el tránsito hacia otra fase del desarrollo, pueden tener efectos devastadores sobre los hábitos alimentarios.

Orgánicas: Por un mal funcionamiento del tracto digestivo, como es el caso de la gastroparesia. También se dan problemas de este tipo en niños que han sido alimentados por sonda.

Principales trastornos de alimentación en niños

Existen multitud de problemas alimentarios en niños, es por ello que el tratamiento de trastornos de alimentación infantil implica diferentes disciplinas médicas, de lo psicológico a lo morfológico, de lo social a lo hormonal. Estos son los más frecuentes:

Aversión y evitación

El rechazo sistemático de la comida o la ingesta selectiva pueden llegar a convertirse en una costumbre nefasta. En los primeros años es habitual que se rechacen alimentos por su color, textura, olor, etc. Es lo que se conoce como “neofobia”. Las conductas evitativas también son frecuentes, como saltarse alguna comida o filtrar dependiendo de los gustos.

Atracones y bulimia nerviosa

Suelen deberse a cambios emocionales y trastornos psicológicos que se manifiestan en conductas compulsivas y nerviosas con la comida. Los atracones que dan pie a vómitos se convierten en hábitos nerviosos como la bulimia, que afectan muy profundamente al carácter y la constitución del niño.

Anorexia nerviosa

Este trastorno, por el cual el niño se convence de que está gordo y deja de comer total o parcialmente, es más habitual que se desencadene en la adolescencia. La ansiedad y las conductas obsesivas, así como los factores ambientales (por ejemplo, tener un familiar anoréxico) influyen en que se de este problema en los menores.

Obesidad

El sobrepeso en la infancia origina alteraciones que no solían ser propias de los niños, como la diabetes o el colesterol alto. Los patrones de comportamiento en familia y los hábitos nutricionales son cruciales para que los hijos no padezcan obesidad desde sus primeros años, algo que condiciona su desarrollo y relaciones.

Celiaquía

Es posible que el rechazo de alimentos o una mala absorción de los mismos no se deba tanto a cuestiones de apetito o psicológicas sino a enfermedades digestivas como la celiaquía, en la que el organismo es incapaz de absorber los derivados del gluten.

 

Diagnóstico de problemas de alimentación en la pubertad

Nuestras pruebas diagnósticas y tratamientos

Identificar trastornos alimentarios en la infancia suele ser un problema para los padres. A menudo, les puede la ansiedad y el miedo ante las conductas de su hijo o su incapacidad para relacionarse de forma saludable con la comida. En MipSalud somos especialistas en diagnóstico y tratamiento de alteraciones alimentarias en niños. Atacamos el problema desde distintas perspectivas para fijar las causas que han conducido a esos desórdenes y así poder afrontarlos con garantías de éxito.

Pediatría

  • Desde la Atención Primaria tratamos los casos que puedan ser susceptibles de presentar conductas anómalas con la comida. Los médicos analizan antecedentes, dinámicas, condiciones y contexto del niño para saber a qué motivo responden sus problemas de apetito.  

Nutricional-dietético

  • Establecer dietas sanas es uno de los primeros pasos para prevenir o atajar problemas. A veces, basta un cambio en ese sentido para regular conductas evitativas o identificar alteraciones. 

Tratamiento conductual

  • Los casos de obsesiones, compulsiones y conductas nerviosas deben tratarse desde el campo de la psicología conductual. Los desórdenes de salud mental están detrás de muchas de los hábitos perniciosos con la comida.

Específico

  • En caso de enfermedad orgánica, el niño deberá ser tratado atendiendo a ese problema específico. Por ejemplo, si sus alteraciones nutricionales se deben a lesiones o malformaciones que impidan una normal digestión.

La importancia de la logopedia en los trastornos de alimentación infantil

La prematuridad, patología neurológica, retrasos madurativos, ingresos hospitalarios prolongados, niños con alteraciones en el desarrollo dentario, maxilar o simplemente con retraso en la adquisición de hitos del desarrollo como la masticación son algunos de los antecedentes que pueden derivar en dificultades con la alimentación que pueden presentarse tanto en niños sin patologías previas como como asociadas a un síndrome.

Existe una gran variedad de escenarios relacionados con la dificultad en la alimentación, como pueden ser el rechazo a alimentos sólidos, intolerancia a texturas o tipos de alimentos, dificultades oromotoras que interfieren en el proceso de masticación y deglución, deglución atípica (disfuncional), entre otros.

Dicha dificultad puede comprometer la correcta nutrición e hidratación necesarias para un crecimiento óptimo a varios niveles pudiendo verse afectado especialmente el desarrollo del sistema orofacial y la conducta del niño lo que puede repercutir en toda la familia.

Dado que participan una gran cantidad de factores médicos, nutricionales, sensoriomotores y psicosociales en el proceso de la alimentación, la actuación del logopeda resulta primordial en el proceso de evaluación, diagnóstico y tratamiento formando parte del equipo interdisciplinar junto a pediatría, psicología, terapia ocupacional, nutrición, etc.

Dificultad motora VS sensorial

Diferenciamos la dificultad motora de la sensorial cuando está comprometida la  coordinación motora durante la alimentación, y esto es repercute en el ritmo con el que el niño come, la coordinación de las funciones de succión, masticación y deglución, la estabilidad a nivel oral y postural, maduración y se presentan patrones anómalos. Por otro lado, la dificultad sensorial se refiere a cuando existen alteraciones de base sensorial como la dificultad con algunas texturas, mantener el alimento en la boca sin prepararlo o no tolerar estímulos como el cepillo de dientes dentro de la boca o la pasta. Distinguimos desórdenes motores de base sensorial (dispraxia), desórdenes de modulación sensorial (hipersensibilidad, hiposensibilidad) y desórdenes de discriminación sensorial (visual, auditivo, táctil, vestibular, propioceptivo, gusto, olfativo).

 

Disfagia orofaríngea

Se trata de la dificultad para llevar líquidos y alimentos de la boca hasta el estómago de forma segura y eficaz, es decir, sin que la hidratación o nutrición se encuentren comprometidas y sin que existan penetraciones o aspiraciones que puedan derivar en una neumonía. Puede presentarse a todas las edades y estar causada por factores neurológicos (Ej. ICTUS, síndromes,…), anatómicos (Ej. cáncer de cabeza y cuello, alteraciones craneofaciales congénitas, como la fisura labiopalatina, como adquiridas en el caso de un traumatismo, pacientes traqueostomizados, post COVID19,…), etc.

Alimentación complementaria y Baby Led Weaning

Durante la incorporación a la Alimentación Complementaria a partir de los 6 meses cuando el bebé adquiere la madurez gastrointestinal, renal y neurológica para poder llevar una dieta diversificada, el logopeda resulta crucial para guiar a las familias en la alimentación autorregulada por el bebé.

 

Preguntas frecuentes sobre tratornos de alimentación en la infancia

¿Cómo sé si mi hijo tiene un trastorno alimentario?

Detrás del clásico “este niño no come nada” puede haber problemas alimentarios importantes. Pero no sólo el hecho de que tu hijo rechace la comida es un síntoma de que hay problemas. En general, hay que estar atentos a la relación que establece el niño con la comida. Aversión, selección u obsesión pueden ser indicadores. El estado de ánimo también es crucial en estos casos, ya sea que la hora de comer altera la conducta del niño o que problemas en su entorno o de tipo psicológico afecten a sus hábitos alimenticios: ayunos, vómitos o rechazo selectivo. El peso también debe tenerse en cuenta. Un aumento notable puede ser una evidencia de obesidad y las bajadas de peso indican bulimia o problemas nutricionales.

¿Cómo prevenir problemas de alimentación en casa?

Los niños actúan de manera refleja, hacen lo que ven hacer en casa. Por eso, nuestra conducta como padres es fundamental para que se establezcan dinámicas saludables en la comida. Educar en una alimentación sana, dentro de parámetros racionales, es vital. Esto no significa llevar la alimentación a extremos que puedan desencadenar otros problemas. La actitud ante el peso y la figura del niño también hay que cuidarla, así como estar atentos a su desarrollo y su relación con la dieta, comiendo en familia siempre que sea posible. No es bueno tampoco que los niños tomen ejemplo de las dietas de sus padres.

¿Qué síntomas tiene un niño celíaco?

Entre los síntomas más habituales para detectar un posible caso de celiaquía en un niño se encuentran: pérdida de peso y apetito, retraso en el crecimiento, dolor abdominal, náuseas, vómitos, gases y cansancio excesivo. Ante este cuadro clínico es posible que tu hijo esté experimentando rechazo a alimentos que contengan la proteína del gluten como por ejemplo harina, pan, pasta, galletas, etc. En ese caso, es necesario tratar el caso y establecer una dieta que evite estos alimentos sin alterar ni afectar al crecimiento, los hábitos y el desarrollo. Se calcula que entre un 1 y un 2% de la población en España padece celiaquía. Cada vez está más extendida la prevención de esta enfermedad y se va imponiendo la variedad en los menús tanto escolares como de restauración que permiten evitar estos alimentos.

¿En peligrosa la obesidad infantil?

El problema de la obesidad afecta a miles de millones de personas en el mundo, pero además, en los últimos años, el aumento de casos de sobrepeso y obesidad infantil ha sido enorme. España es, en este sentido, uno de los países europeos con tasas más altas. Según la Asociación Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición el 40 % de los niños de entre 6 y 9 años tiene sobrepeso en distintos grados. Ya se habla de una epidemia de obesidad en el mundo. Este auge ha hecho que cada vez a edades más tempranas se contraigan enfermedades antes más propias de la adultez como la diabetes.   

Especialistas en alimentación infantil

Los mejores especialistas de Madrid en trastornos del apetito en niños

Dr. Emilio Villa Alcázar

Dr. Emilio Villa Alcázar

Pediatría

Dr. Jorge Martínez Pérez

Dr. Jorge Martínez Pérez

Pediatría

“Mi niña siempre ha sido muy precoz y aunque aún es pequeña me asustaba que empezara a rechazar comida cuando antes no había pasado por eso quise que la trataran especialistas.”

Inés Salvado

“Muy bien. Solo tengo buenas palabras. Profesionales y muy atentos. No es fácil encontrar médicos que hagan sentir seguro a tu hijo. Pues eso, solo tengo buenas palabras.”

G.H

“A veces nos asustamos de más los padres, pero en mi caso había motivos porque noté un aumento de peso excesivo. En la clínica nos ayudaron con la dieta.”

Mamen

Pide Cita