“La estimulación magnética transcraneal repetitiva (EMTr) es una modalidad de terapia que emite pulsos magnéticos para modular la función cerebral en aquellas zonas que se encuentran alteradas por una determinada enfermedad.”

 

¿Cómo funciona la estimulación magnética transcraneal repetitiva?

Para su uso, colocamos una bobina electromagnética en forma de pala “en ocho” sobre la cabeza, en el punto o puntos sobre los que se quiere actuar.

El funcionamiento es similar al utilizado para la realización de las resonancias magnéticas: se hace girar una corriente eléctrica a través de una bobina de un electroimán. La diferencia es que, en lugar de emplearse como técnica diagnóstica, se hace para modular zonas concretas del cerebro y así poder corregir una función alterada.

En términos generales, y simplificando mucho su funcionamiento, se suele decir que las frecuencias de estímulo bajas provocan una inhibición de la zona tratada, mientras que las altas frecuencias, provocan un efecto contrario, activándola.

Los campos magnéticos generados atraviesan el cuero cabelludo y los huesos del cráneo y generan una activación eléctrica de los grupos de neuronas sobre los que queramos actuar.

 

¿Es una forma de magnetoterapia?

Como hemos dicho, los campos magnéticos se emplean en diferentes ámbitos de la Medicina: tanto diagnósticos, como sucede con las pruebas de resonancia magnética nuclear (RMN), como en tratamiento. La magnetoterapia se emplea normalmente en rehabilitación y para tratar procesos dolorosos, actuando a nivel periférico (músculos, articulaciones). La estimulación magnética transcraneal repetitiva se considera una forma de neuromodulación no invasiva; es decir: una técnica terapéutica para corregir disfunciones cerebrales sin necesidad de cirugía (a diferencia de la neuromodulación invasiva, como sucede con los implantes de electrodos).

Ninguna de estas aplicaciones se debe confundir con el biomagnetismo o terapia con imanes, que se considera una pseudociencia sin aval científico. La similitud de términos y conceptos hace que algunos charlatanes oportunistas se aprovechen de la situación.

Si su función es provocar la activación eléctrica de grupos de neuronas, ¿por qué no aplicar estímulos eléctricos directamente?

Pequeños campos magnéticos bien localizados son capaces de producir la activación eléctrica de las neuronas. Sin embargo, el estímulo eléctrico necesario para provocar el mismo efecto requiere una intensidad que lo haría innecesariamente doloroso. La estimulación magnética, en cambio, no duele y es bien tolerada por la inmensa mayoría de los pacientes.

¿Sustituye a otros tratamientos?

En absoluto. La finalidad de la estimulación magnética transcraneal repetitiva es complementar a los tratamientos habituales que se hayan mostrado insuficientes para controlar totalmente la enfermedad o sintomatología, o bien para intentar conseguir una disminución de la dosis de medicación. Solo en contadas ocasiones se utilizará, siempre que el facultativo lo considere oportuno, como tratamiento de elección. En la mayoría de los casos es necesario un enfoque interdisciplinar para buscar los mejores resultados posibles.

corregir disfunciones cerebrales sin necesidad de cirugía 

¿Tiene efectos secundarios?

La técnica es por lo general indolora e inocua. Sin embargo, como en todo tratamiento hay una serie de factores a tener en cuenta.

Los efectos secundarios son por lo general leves y, de aparecer, son más frecuentes en las primeras sesiones. Los más habituales descritos son molestia o dolor de cabeza, sensación de incomodidad u hormigueo en la zona estimulada del cuero cabelludo, o pequeñas contracciones repetidas de los músculos próximos: frontales, masticatorios. Aunque el ruido que genera la bobina es menor que el de una resonancia magnética, puede resultar molesto, especialmente si hay que estimular en zonas cercanas a los oídos, como sucede en el tratamiento de los acúfenos.

Siempre que se experimente alguno de estos problemas, deberá ser comunicado para intentar aminorar o hacer desaparecer sus efectos.

Existen otras posibles complicaciones consideradas raras, que se encuentran en mayor relación con enfermedades o intervenciones quirúrgicas, por lo que se deberá cumplimentar un cuestionario previo a cualquier terapia de este tipo.


Terapias no invasivas para el cerebro en madrid

¿Cómo se realiza el tratamiento de estimulación magnética?

Cuando un facultativo considere que se podría beneficiar de un tratamiento con estimulación magnética transcraneal repetitiva, se realizará una primera consulta con el médico especialista en Neurofisiología Clínica, que tras realizar una detallada historia clínica y con los informes que pueda aportar (tanto clínicos como de otras pruebas), valorará la idoneidad del tratamiento.

Solo en caso de que se considere que podría ser beneficioso se procederá a determinar si existe alguna contraindicación que impida su realización o si implica un riesgo mayor del habitual, que sería inmediatamente comunicado.

Tras ello, y el mismo día, se determinaría el tratamiento a realizar, escogiendo el o los protocolos más adecuados, los puntos de estímulo y los distintos parámetros de tratamiento. Todo ello, de forma individualizada.

Las sesiones de tratamiento son diarias, habitualmente durante dos semanas descansando los fines de semana. Por supuesto, los puntos de estímulo, la duración de las sesiones y su número irán determinados por la enfermedad a tratar, información que será facilitada antes de iniciar la terapia para una adecuada organización. En ocasiones pueden ser necesarias sesiones de recuerdo pasado un tiempo, algo que siempre se consensuará con el interesado.

¿Tengo que hacer algún preparativo especial para antes o después del tratamiento?

Se deberá acudir con el pelo limpio, pero no mojado, evitando el uso de geles, lacas, fijadores u otros productos capilares, así como la tinción del cabello en los días previos al inicio de las sesiones. Determinados peinados pueden dificultar la localización de los puntos de estímulo, que deben ser lo más precisos posibles: rastas, trenzas africanas, peinado afro…

No requiere venir en ayunas. De hecho se debe acudir desayunado o almorzado (en función del horario de las sesiones).

Tras la terapia se puede hacer vida normal, y no precisa de ningún acompañante o medida especial.

¿Estos tratamientos funcionan?

En nuestro centro, únicamente empleamos protocolos para indicaciones que hayan demostrado una evidencia científica. A pesar de ello, y como sucede con cualquier otro tratamiento, no se puede garantizar su eficacia en cada caso concreto. Tal y como informamos en la consulta inicial, hay casos de curación, otros de mejora, otros en los que tras un éxito inicial es conveniente realizar sesiones nuevas al tener un efecto temporal y, lamentablemente, en algunos casos, no se produce mejoría. No todas las indicaciones tienen la misma tasa de éxitos. Para cada caso siempre recomendaremos la mejor opción, con la ética y su beneficio como objetivo prioritario.

Información: Dr. Francisco Martínez Pérez. Especialista en Neurofisiología Clínica

Pide Cita