¿Problemas para dormir?

 

La evaluación de los factores psicológicos que pudieran estar detrás de un alteración  del sueño es fundamental en muchos de los casos, especialmente en el insomnio , tanto como problema único como cuando está asociado a otro trastorno del sueño

En una o dos sesiones de duración cada una, dependiendo del caso, un psicólogo experto evaluará el perfil psicológico de la persona y los factores predisponentes y perpetuantes de la mala calidad de sueño en dos ámbitos principales:

El área cognitiva: Los pensamientos sobre diversas preocupaciones a la hora de conciliar y/o mantener el sueño son uno de los motivos psicológicos más frecuentes implicados. El Psicólogo se encargara de realizar un buen análisis diferencial.

Hábitos de higiene de sueño: en este apartado evaluaremos como son los hábitos, y conductas que realiza el paciente en su día a día. Tantos diurnos, como nocturnos. Conocer y evaluar estos hábitos son básicos para discernir entre los tipos de intervenciones psicológicos en relación a los trastornos del sueño.

Una vez realizado lo anterior, se realizarán coordinaciones de Equipo para valorar que estrategias de intervención se adecuan más a la problemática del paciente. Las medidas psicológicas y comportamentales deben aplicarse siempre si existe mala calidad de sueño perisistente de cualquier tipo, con el objeto de modificar los factores que lo mantienen (hipervigilancia, hábitos de sueño o estrategias anti-insomnio inadecuados, horarios sueño-vigilia irregulares, errores de concepto respecto al sueño …) y de enseñar a la persona afectada habilidades de autocontrol ante los problemas residuales tras el tratamiento.

 

Abordaje psicológico en la alteración del sueño:

 

Los tratamientos psicológicos más frecuentes a realizar en los trastornos de sueño, son:

Terapia cognitiva Es un método psicoterapéutico eficaz para el insomnio crónico y, generalmente, se recomienda como una medida de primera elección, sola o combinada con otras. Persigue modificar pensamientos erróneos o disfuncionales y conductas maladaptativas  respecto al sueño.

Terapia de control del estímulo. Este método ayuda a eliminar los factores que condicionan tu mente para que se resista al sueño.

Restricción programada temporal del tiempo en cama. Estar acostado en la cama cuando estás despierto puede convertirse en un hábito que produce un sueño deficiente. Este tratamiento, inicialmente reduce el tiempo que pasas en la cama, lo que produce una privación parcial del sueño, con el propósito de mejorar la conciliación y calidad del sueño poco a poco. Una vez que logras dormir mejor, se aumenta progresivamente el tiempo que pasas en la cama.

Educación en higiene del sueño. Este método de terapia implica cambiar hábitos de estilo de vida y del entorno básicos que influyen en el sueño cuando son inadecuados. También consta de consejos que te ayudan a dormir mejor, como maneras de relajarte y desconectar una o dos horas antes de ir a dormir.

Entrenamiento en relajación. Los enfoques del mismo comprenden meditación, visualización guiada y relajación muscular, entre otros, para ayudar a permanecer despierto de una manera pasiva. También conocida como «intención paradójica», esta terapia implica evitar cualquier esfuerzo por quedarse dormido. Paradójicamente, preocuparse por no poder dormir puede, en realidad, mantenerte despierto. Deshacerse de esta preocupación puede ayudarte a relajarte y a que te resulte más sencillo quedarte dormido.

Biorretroalimentacion. Este método te permite observar signos biológicos, como la frecuencia cardíaca y la tensión muscular, y te muestra cómo adaptarte a ellos. Es posible que el especialista del sueño te dé un dispositivo de biorretroalimentación para que lleves a tu hogar a fin de grabar tus patrones diarios. Esta información puede ayudar a identificar los patrones que afectan al sueño.

 

no puedo dormir, mipsalud clínica madrid

Puede realizar su consulta sin compromiso aquí.

 

Pide Cita