El 15% de los adultos tiene los pies planos

El pie plano se caracteriza por una disminución del arco plantar que, frecuentemente, se asocia a un valgo de la zona posterior del pie (pie plano valgo). Es frecuente en niños por la laxitud articular, el sobrepeso o los antecedentes familiares. En la mayoría de los casos se trata de pies flexibles y no dolorosos que son considerados variantes de la normalidad.

¿Qué implica tener los pies planos?

El pie plano flexible está presente en la mayoría de los niños y en aproximadamente el 15% de los adultos; sólo el 1% de éstos se vuelven sintomáticos. El arco plantar se va desarrollando con el crecimiento del niño.

La presencia de un pie plano valgo flexible no afecta a la habilidad para caminar, correr o jugar.

¿Es necesario tratar los pies planos?

Está ampliamente demostrado que el pie plano no precisa ningún tratamiento médico ni quirúrgico en la mayoría de los casos. Las modificaciones del calzado o las plantillas son ineficaces y sólo pueden hacer que el niño esté incómodo. Es preferible utilizar un buen calzado, con suela flexible, refuerzo posterior y un arco plantar interno.

Por otro lado, el traumatólogo infantil tratará los casos de pies planos rígidos, dolorosos o muy graves.

El pie plano, ¿puede derivar en otras patologías?

El pie plano infantil en contexto de hiperlaxitud mejora con el crecimiento y no deriva en otras patologías pero es importante diagnosticar aquellos casos de pies planos rígidos que no mejoran con el crecimiento y limitan la función y/o movilidad. El traumatólogo infantil valorará aquellos casos de pies planos rígidos, dolorosos o graves.

 

Coronavirus

Permaneceremos cerrados durante el estado de alarma por Coronavirus

Pide Cita