Los recién nacidos no tienen el sistema termorregulador desarrollado, esto quiere decir que son especialmente vulnerables al calor y al frío, sobre todo durante los primeros días de vida. Por esto, el doctor Jorge Martínez Pérez, pediatra en MIP Salud y el Hospital Niño Jesús da algunos consejos para facilitar el bienestar de los más pequeños.

El dr. Martínez Pérez ha asesorado a GuíadelNiño.com en un artículo en el que nos recomienda “mantener la temperatura ambiente en casa entre 21ºC y 23ºC”. Con ello, evitamos que el calentamiento del pequeño. También afirma que es importante salir de casa sólo durante las horas frescas del día y evitar en las que el calor es más intenso.

El segundo consejo que nos da es el de la hidratación, un punto clave ahora que llega el verano. “Si el bebé está con lactancia exclusiva, dale el pecho a demanda”, afirman en GuiaDelNiño.com, asesorados por el pediatra, además nos recomiendan darle agua de vez en cuando. El sudor es otro punto importante, este ayuda a regular la temperatura corporal, por lo que la hidratación ayudará al pequeño a sudar y poder regularse.

En cuando al enfriamiento, el dr. Martínez Pérez recuerda que en verano los pequeños también pueden pasar frío, ya que los recién nacidos no producen calor y añadiendo que no tienen la capacidad de tiritar y que su metabolismo es más lento, es importante evitar largos baños en el mar o en la piscina. También necesitará “algo más de abrigo que un niño mayor, sobre todo si es prematuro”.

ATENCIÓN A LAS REACCIONES

Entre las cosas más importantes, hay que estar atento a las reacciones de los pequeños. Los recién nacidos deben tener una temperatura que oscila entre los 35,5ºC y los 37ªC. Si la superan y muestran letargo o irritabilidad, o tienen la cara más roja de lo normal, quizá se deba a un exceso de calor. Para paliarlo, será tan sencillo como llevarle a un lugar un poco más fresco.

CUIDADORAS DE BEBÉS

En PequeSalus tienen enfermeras que cuidan de tu bebé. Si necesitas que enfermeras expertas en el cuidado del bebé para que te asesoren en el proceso del embarazo, lactancia y precauciones: cuidadora de bebés

En GuiadelNiño.com nos avisan también que si al hacerlo el pequeño siguiese con la temperatura alta, el ánimo decaido o algo adormilado, lo más recomendable es llevarle al médico. Con ello conseguiremos saber si se trata de un poco de fiebre que se produzca por algún proceso bacteriano o vírico, o si, por el contrario, estamos ante un golpe de calor.

 

Si quieres saber más sobre nuestro área de Pediatría pincha AQUÍ

 

 

Si quieres leer el artículo original pincha aquí.
Coronavirus

Permaneceremos cerrados durante el estado de alarma por Coronavirus

Pide Cita