La Unidad de Medicina del Sueño (UMS) de MIPsalud tiene como objetivo el abordaje de una amplia variedad de trastornos del sueño y/o de la vigilia en la infancia, adolescencia y en adultos, con filosofía y espíritu multidisciplinar e integral, evaluando siempre el posible impacto y relación con   otros    problemas de salud y/o terapéuticos, así como con circunstancias psicosociales concretas que puedan estar presentes.

Los trastornos de sueño en general se consideran en la actualidad como un problema de salud pública de primer orden.  Un 31 % de personas mayores de 15 años en EEUU, Japón y Europa los presentan.  Debido a sus consecuencias, en la literatura médica especializada se incide en que “los ataques de somnolencia diurna “o los cuadros de falta o mala calidad de sueño nocturno de cualquier tipo se deberían abordar con la misma seriedad que los procesos cardíacos agudos o los trastornos cerebrovasculares.

¿Y CUÁLES SON ESTAS CONSECUENCIAS?

Las más típicas inicialmente si se duerme poco o mal son cansancio físico, falta de concentración con disminución de rendimiento personal y laboral, y, si evoluciona, somnolencia diurna y frecuentes   alteraciones del estado de ánimo. También es conocido que la falta o mala calidad de sueño disminuye el umbral del dolor, aumenta las sensaciones dolorosas. En los últimos años se ha relacionado la falta de sueño efectivo con predisposición a problemas cardiovasculares y alteraciones metabólicas (diabetes, obesidad). Existen algunas evidencias científicas muy recientes que relacionan también la mala calidad de sueño con predisposición futura a deterioro cognitivo y enfermedad de Alzheimer

Por otra parte, la excesiva somnolencia diurna es una causa frecuente de accidentes de tráfico y de accidentes laborales en profesiones de riesgo que exigen concentración

En la edad pediátrica y en la adolescencia, el retraso en el diagnóstico y tratamiento de los problemas de sueño están ligados además a hiperactividad y falta de atención secundarias, problemas de personalidad y fracaso escolar

Contamos con un equipo profesional experto y resolutivo, que le dedicará el tiempo y los medios humanos y tecnológicos necesarios para   lograr una eficaz y completa orientación y manejo de su problema de sueño desde un punto de vista global

Los problemas de sueño suelen tener una relación causal y a veces compleja con otras circunstancias de salud y/o personales   o sociales o de otros tratamientos de los afectados., con frecuencia de tipo bidireccional: el problema de sueño condiciona la circunstancia y esta última empeora e influye en el problema de sueño, creándose un bucle o círculo vicioso que hay que romper. Para llegar a comprender todo esto a nivel particular de cada persona, la recogida de datos y circunstancias individuales debe ser exhaustiva y completa, y dedicarle el suficiente tiempo para investigar, escuchar, preguntar y comprender. Esto no suele ser posible con frecuencia ni en la medicina pública ni en la medicina de sociedades médicas, por falta de tiempo efectivo para ello. Un entorno como el de la UMS de MIPsalud que permite dedicar el tiempo necesario debe considerarse como una inversión en salud y en una más temprana resolución del problema.

Por otro lado, es frecuente que los afectados por un problema de sueño hayan consultado varias veces y a varios tipos especialistas, con pocos resultados efectivos o muy parciales, en parte por el problema anterior, a veces   por considerarlo un problema menor (¡ERROR!), otras veces por falta de experiencia para manejarlo de forma integral y no solo en algunas de sus características. En la UMS de MIPsalud  contamos con expertos eficaces y resolutivos, que le asesorarán e  informarán  sobre las causas de de su problema  y las diferentes opciones existentes.

Para conseguir resultados óptimos, es necesario un abordaje integral y multidisciplinar . Para ello, además de una fluida colaboración con todos los demás   profesionales integrados de la Unidad de Neurociencias, existe una estrecha y necesaria comunicación con otros departamentos y especialistas del centro, como son ORL, neumología, odontología, endocrinología, geriatría, pediatría, etc. 

PRINCIPALES SERVICIOS Y TÉCNICAS DISPONIBLES

Realizada siempre por un médico experto en trastornos del sueño.

Primera consulta (60 minutos de duración): Evaluación del problema. Recogida de antecedentes de salud de cualquier tipo, pasados y presentes, incluyendo tratamientos recibidos farmacológicos o de otro tipo. Historia clínica actual y pasada del problema específico de sueño, impresión diagnóstica y evaluación de posibles métodos diagnósticos adicionales solo si son necesarios. Planificación consensuada de alternativas terapéuticas. Muy conveniente, para mayor fluidez del proceso, aportar informes médicos y de pruebas diagnósticas previos si existen, así como aportar tratamientos completos seguidos en la actualidad y, en el caso del problema de sueño, tratamientos anteriores que se hayan aplicado para el mismo. POSIBILIDAD DE VIDEOCONSULTA

Consultas de seguimiento (30 minutos de duración): Seguimiento de la evolución del problema, de resultados de pruebas diagnósticas procedentes y de posibles tratamientos aplicados. Calendario y ritmo de consultas según consenso entre criterio médico y circunstancias o necesidades del paciente. POSIBILIDAD DE VIDEOCONSULTA

Posibilidad de seguimiento online para consulta de dudas o acontecimientos que exijan comentario o evaluación puntual, con respuesta rápida, a través de plataforma profesional especializada (precios disponibles en la plataforma), se aportará toda la información necesaria a interesados.

La evaluación de los factores psicológicos que pudieran estar detrás de un alteración  del sueño es fundamental en muchos de los casos, especialmente en el insomnio , tanto como problema único como cuando está asociado a otro trastorno del sueño

En una o dos sesiones de duración cada una, dependiendo del caso, un psicólogo experto evaluará el perfil psicológico de la persona y los factores predisponentes y perpetuantes de la mala calidad de sueño en dos ámbitos principales:

El área cognitiva: Los pensamientos sobre diversas preocupaciones a la hora de conciliar y/o mantener el sueño son uno de los motivos psicológicos más frecuentes implicados. El Psicólogo se encargara de realizar un buen análisis diferencial.

Hábitos de higiene de sueño: en este apartado evaluaremos como son los hábitos, y conductas que realiza el paciente en su día a día. Tantos diurnos, como nocturnos. Conocer y evaluar estos hábitos son básicos para discernir entre los tipos de intervenciones psicológicos en relación a los trastornos del sueño.

Una vez realizado lo anterior, se realizarán coordinaciones de Equipo para valorar que estrategias de intervención se adecuan más a la problemática del paciente. Las medidas psicológicas y comportamentales deben aplicarse siempre si existe mala calidad de sueño perisistente de cualquier tipo, con el objeto de modificar los factores que lo mantienen (hipervigilancia, hábitos de sueño o estrategias anti-insomnio inadecuados, horarios sueño-vigilia irregulares, errores de concepto respecto al sueño …) y de enseñar a la persona afectada habilidades de autocontrol ante los problemas residuales tras el tratamiento.

Abordaje psicológico en la alteración del sueño:

Los tratamientos psicológicos más frecuentes a realizar en los trastornos de sueño, son:

Terapia cognitiva Es un método psicoterapéutico eficaz para el insomnio crónico y, generalmente, se recomienda como una medida de primera elección, sola o combinada con otras. Persigue modificar pensamientos erróneos o disfuncionales y conductas maladaptativas  respecto al sueño.

Terapia de control del estímulo. Este método ayuda a eliminar los factores que condicionan tu mente para que se resista al sueño.

Restricción programada temporal del tiempo en cama. Estar acostado en la cama cuando estás despierto puede convertirse en un hábito que produce un sueño deficiente. Este tratamiento, inicialmente reduce el tiempo que pasas en la cama, lo que produce una privación parcial del sueño, con el propósito de mejorar la conciliación y calidad del sueño poco a poco. Una vez que logras dormir mejor, se aumenta progresivamente el tiempo que pasas en la cama.

Educación en higiene del sueño. Este método de terapia implica cambiar hábitos de estilo de vida y del entorno básicos que influyen en el sueño cuando son inadecuados. También consta de consejos que te ayudan a dormir mejor, como maneras de relajarte y desconectar una o dos horas antes de ir a dormir.

Entrenamiento en relajación. Los enfoques del mismo comprenden meditación, visualización guiada y relajación muscular, entre otros, para ayudar a permanecer despierto de una manera pasiva. También conocida como «intención paradójica», esta terapia implica evitar cualquier esfuerzo por quedarse dormido. Paradójicamente, preocuparse por no poder dormir puede, en realidad, mantenerte despierto. Deshacerse de esta preocupación puede ayudarte a relajarte y a que te resulte más sencillo quedarte dormido.

Biorretroalimentacion. Este método te permite observar signos biológicos, como la frecuencia cardíaca y la tensión muscular, y te muestra cómo adaptarte a ellos. Es posible que el especialista del sueño te dé un dispositivo de biorretroalimentación para que lleves a tu hogar a fin de grabar tus patrones diarios. Esta información puede ayudar a identificar los patrones que afectan al sueño.

La POLISOMNOGRAFÍA (PSG) NOCTURNA es una técnica diagnóstica que comprende el registro simultáneo de señales biológicas neurofisiológicas , respiratorias,  cardiacas, etc., durante un periodo de sueño nocturno completo.  La video-polisomnografía (V-PSG), con señal de video sincronizada con el registro, es fundamental para la evaluación y diagnóstico diferencial de muchos procesos .  La V-PSG es especialmente útil en trastornos del sueño pediátricos. En nuestro centro, el vídeo sincronizado procura usarse de rutina en todos los registros, dado que aporta información muy útil en todos los casos.

La PSG cardiorrespiratoria estándar utiliza señales de electroencefalograma ( EEG, registro de actividad de corteza cerebral ) ,  electromiograma (EMG, registro de actividades musculares , lo más común mentón y piernas) ,  electooculograma (EOG, registro de movimientos de ojos) , flujo aéreo oro-nasal, presión intranasal, esfuerzos respiratorios, oximetría,, electrocardiograma, frecuencia de  pulso y posición corporal  . Su uso más frecuente es el diagnóstico de trastornos respiratorios durante el sueño, pero existen otras muchas indicaciones, como son insomnios primarios o secundarios con insuficiente respuesta a medidas correctoras, alteraciones del ritmo circadiano y ciertos trastornos del movimiento, como el Síndrome de Piernas inquietas (enfermedad de Willis-Ekbom), movimientos periódicos de piernas durante el sueño, etc.

Dependiendo de la orientación clínica, se puede precisar  PSG con registro de señales adicionales como EEG multi-canal y  señales de EMG adicionales de brazos y maseteros (en epilepsias nocturnas, sobre todo frontales o frontotemporales profundas, alteraciones del comportamiento durante el sueño complejas, movimientos rítmicos durante el sueño,  diferenciación entre los anteriores… ),  medidas discontinuas de la presión sanguínea,  estudio combinado con pHmetría de 24 horas para valoración de reflujo gastroesofágico nocurno y sus consecuencias…. La V-PSG con montajes mixtos complejos, realizada en nuestro centro, es especialmente útil en ciertos casos y exige un alto nivel de especialización

En el CMS de MIPsalud, técnicos de sueño expertos se encargan de la realización y vigilancia de la PSG de sueño nocturno (en cama en habitación individual) y un médico experto en medicina del sueño se encarga siempre de la planificación previa adecuada, de su valoración y de su cuantificación. SOMOS EXPERTOS EN POLISOMNOGRAFÍA.    

Test de Latencias de Sueño Múltiple (TLSM): Prueba polisomnográfica  que comprende el registro simultáneo del EEG, EMG y EOG en 4-5 sesiones de  20 minutos cada una, con 2 horas de intervalo entre ellas. Su objetivo primario es evaluar la tendencia a dormirse durante el día. Se realiza idealmente a la mañana siguiente de una PSG de sueño nocturno, tras desayunar,  para asegurar la correcta calidad y cantidad de sueño la noche anterior y evitar en lo posible falsos positivos y negativos. del resultado. Se usa sobre todo, pero no solo, en sospechas de narcolepsia como herramienta diagnóstica y de diferenciación de otras hipersomnias, así como en la evaluación de respuesta a su tratamiento farmacológico.

Test del Mantenimiento de la Vigilia (TMV):  Variante de la anterior que comprende el registro simultáneo del EEG, EMG y EOG en 4 sesiones de 40 minutos, con 2 horas de intervalo entre ellas. Su objetivo primario es diferente,  evalúa la capacidad para estar despierto. Se realiza también idealmente a la mañana siguiente de una PSG de sueño nocturno. Es muy útil en la valoración d el a capacidad para mantenerse despierto en ciertas profesiones que lo exigen y en la evaluación de la alteración de dicha capacidad en tratamientos medicamentosos.

Poligrafía respiratoria (PR)

La PR consiste en el análisis, en general no vigilado, de variables respiratorias y cardiacas pero sin evaluar parámetros neurofisiológicos, su principal limitación . Puede aumentar el número de falsos negativos y por tanto de pacientes con Síndrome de Apnea-Hipopnea  durante el Sueño (SAHS) no diagnosticados, si la noche de la realización de la PR el paciente presenta baja eficiencia del sueño, al calcularse el índice de eventos respiratorios se calcula en función del tiempo total de estudio y no del tiempo total de sueño, como en la PSG. Por tanto, con estos sistemas se podría producir una infraestimación del SAHS. Actualmente, un problema añadido de la PRD es que no detecta las alteraciones en la microestructura del sueño al no registrar variables neurofisiológicas, lo que es especialmente importante en la caracterización de los aumentos del esfuerzo respiratorio y disminuciones mantenidas de flujo que provocan alertamientos sin variaciones importantes de la oximetría, que aparecen en el cada vez más valorado Síndrome de Aumento de la Resistencia de Vías aéreas (SARVAS). El problema de la alteración de la macroestuctura de sueño puede ser razonablemente valorado añadiendo a la PR registro concomitante de actigrafía. La ausencia de variables neurofisiológicas hace que no sea útil para el diagnóstico de otras alteraciones del sueño diferentes al SAHS.

 La principal ventaja de la PR es que se trata de un método más simple, portátil y barato. El equipo de PR puede disponer de diferente número de canales. Solo algunos equipos permiten la visualización en tiempo real, lo cual puede implicar en ocasiones pérdidas de datos. El equipo de poligrafía requiere, disponer de la capacidad de registro mínimo del flujo oronasal, el esfuerzo respiratorio y la saturación de oxígeno, siendo muy conveniente también el registro de presión intranasal

La PR puede ser domiciliaria (PRD) o en la unidad de sueño, ésta última con o sin relativa vigilancia.  La PRD puede ser utilizada para el diagnóstico de SAHS, en pacientes adultos con alta probabilidad de presentar un SAHS moderado o severo , y en pacientes con baja probabilidad de SAHS, ya que en su mayoría se podrá descartar la enfermedad . Se suele usar en entornos con alta lista de espera (medicina pública) o en pacientes imposibilitados que no pueden acudir al centro pata realizarse una PSG. La PR realizada en el laboratorio de sueño   es un método recientemente validado para el diagnóstico de SAHS en niños en ciertos casos en los que la PSG puede ser complicada de realizar o por problemas de lista de espera

Test de inmovilización sugerida

Test poligráfico reducido en cuanto a montaje, desarrollado con el propósito de evaluar la presencia y severidad de síntomas del Síndrome de Piernas Inquietas (SPI) o Enfermedad de Willis-Ekbom en vigilia en horario vespertino-nocturno, el más adecuado para que existan molestias, sobre la base de  que los movimientos periódicos de piernas en vigilia  y la queja subjetiva de  síntomas sensitivos aumenta con el reposo prolongado. También puede utilizarse como test de evaluación de respuesta al tratamiento. Se realiza sentado o semisentado en cama, en reposo sugerido, no forzado, durante una hora  .  Se registra actividad como mínimo de electroencefalograma, electrooculograma, y electromiogramas de mentón y de músculos tibiales anteriores de ambas piernas

Se evalúa la aparición durante la prueba de síntomas sensitivos (molestia desagradable en piernas), mediante escalas analógicas visuales (puntuación de 0 a 10) previamente al comienzo, al final del test y a intervalos de 5 minutos durante el mismo, y los síntomas motores (movimientos periódicos de piernas en vigilia y aumentos mantenidos de tono muscular en piernas) que pueden aparecer en los afectados al avanzar el reposo.

Su realización conjunta con una PSG nocturna, previamente al inicio de esta última, mejora la sensibilidad y especificidad diagnóstica  en caso de SPI que si se realiza solo la PSG

Test de inmovilización sugerida múltiple

Variante del anterior desarrollada más recientemente , se ha usado sobre todo en investigación en el SPI, y puede ser útil en el ámbito clínico como alternativa única de apoyo al diagnóstico sustituyendo a la polisomnografía (PSG) sola o con test de inmovilización sugerida simple previo. Puede usarse también combinado con la PSG como su variante simple, así como en la evaluación de la   respuesta al tratamiento

Consiste en varios test de inmovilización sugerida simples, en general 3 o 4, de una hora de duración cada uno separados por otra hora sin prueba. El horario de realización de los test puede ser variable según el caso, s e pueden hacer por la tarde  o en horario mixto vespertino-nocturno, empezando más tarde. La evaluación de cada test es idéntica a la de la variante única comentada. Se puede hacer solo o seguido de una PSG nocturna

La ACTIGRAFÍA O ACTIMETRÍA  es una técnica diseñada para registrar y cuantificar el movimiento,. El registro actigráfico se realiza mediante un pequeño dispositivo portátil, el actígrafo, colocado en tobillo o muñeca, que detecta movimientos físicos de la extremidad y la almacena, pudiéndose descargar los datos recogidos en un ordenador para analizar los movimientos registrados en actividad frente a inactividad en periodos  de tiempo prolongados, incluso durante una semana,  analizándose la vigilia frente al sueño.

La actigrafia es util en recogida de datos, seguimiento y analisis de respuesta terapéutica  en insomnios , trastornos del ritmo circadiano (retrasos y avances de fase del sueño, alteraciones por trabajo a turnos…) y en ciertos trastornos del movimiento, como por ejemplo el Síndrome de piernas inquieta s(SPI) y evaluacion de movimientos periodicos de extremidades (MPE). En el caso de los MPE se registran y cuantifican con independencia de si el sujeto esta despierto o dormido y se realiza habitualmente  registro bilateral, con dos actígrafos

Puede ser especialmente útil en caso de pacientes encamados, con deterioro  cognitivo o institucionalizados, niños poco coilaboradores, etc…,  como alternativas de estudio y recogida d e datos

Los modernos sensores con datos cronobiológicos, que además de  actigrafía , registran valores de  temperatura corporal , luminosidad , posición n corporal  y otros parámetros , son muy prometedores